Candela y la geometría de su obra. Conversación con el Dr. Juan Ignacio del Cueto

Irina Calderón: ¿Cómo surge la pasión de Félix Candela por las estructuras y sus particulares soluciones geométricas? ¿Cuál es su contexto histórico, político y familiar?

Juan Ignacio del Cueto: El arquitecto Félix Candela nació en 1910. Cuando lo entrevisté, me contó que un amigo de su padre lo convenció de entrar a estudiar arquitectura. Señaló que él tenía facilidad para los estudios y le gustaban mucho las ciencias exactas, le sugirieron entrar a arquitectura y no lo pensó mucho.
Estudió en la Escuela de Arquitectura de Madrid y lo que dice es que no era muy bueno para el dibujo, que era mejor para las ciencias exactas y que desde que entró le gustaba mucho la parte de estructuras y de resistencia de materiales. Entonces se convirtió en ayudante del profesor Vegas que impartía la materia de resistencia de materiales en la Universidad. Paralelamente, se ganaba la vida dando clases de matemáticas y de cálculo estructural a sus condiscípulos. En Princeton, donde se encuentra parte de su archivo, están las publicaciones de formato pequeño sobre cálculo estructural y resistencia de materiales que hacía para vendérselas a sus compañeros y a partir de ellas enseñarles.
Conforme se fue involucrando en el estudio de la arquitectura empezó a conocer las estructuras laminares de concreto armado que para la época representaba la tecnología de punta y, a su vez, era lo que se empezaba a usar en los procesos constructivos.

IC: ¿Qué arquitectos o ingenieros influyen en su obra? ¿Cuál es su relación con el ingeniero español Eduardo Torroja y con el ingeniero alemán Franz Dischinger?

JIC: Con respecto a Eduardo Torroja, en algunas publicaciones aparece que fue su alumno sin embargo esas son inexactitudes. No fue alumno de Torroja. Candela cuenta que lo conoció y lo admiraba mucho profesionalmente pero que como persona no. Lo fue a ver incluso al Frontón de Recoletos cuando lo estaban construyendo y dice que fue muy antipático, pedante y eso aunado a que posteriormente en la guerra civil española fueron de bandos contrarios ya que Torroja era franquista mientras que Candela estaba en el bando republicano, lo cual hizo que no tuvieran relación.
Obviamente, existe una correspondencia en su arquitectura porque los dos hacían estructuras laminares de concreto armado y seguramente recibió algún tipo de influencia de Torroja toda vez que éste era el que implantaba en ese momento esa tecnología en España. Quizá su influencia más importantes la tuvo por parte de los alemanes Franz Dischinger y Ulrich Finsterwalder, de los cuales también se ha dicho que fueron sus maestros debido a que Candela ganó una beca para ir a estudiar a Alemania con Dischinger el tema de estructuras laminares de concreto.Pero al estallar la guerra renunció a la beca para enrolarse al ejército republicano y no llegó a ser su alumno jamás.

Bacardi

EDIFICIO DE EMBOTELLADO, PLANTA BACARDÍ, Tultitlán, Estado de México. 1958-1960 (primera etapa) 1971 (segunda etapa)

Candela era un hombre muy culto, leía mucho y por supuesto conocía la obra de Dischinger pero nunca fue su discípulo.

Pero bueno, habían otros ingenieros como Freyssinet en Francia, que ya había hecho cosas muy interesantes de estructuras laminares, o Robert Maillart en Suiza. Entonces digamos que era una tendencia sobre todo de ingenieros que construían ese tipo de estructuras y colaboraban con arquitectos. De hecho Candela trabajó con Carlos Arniches y Martín Domínguez, arquitectos muy connotados en España, cuando éstos estaban diseñando el Hipódromo de la Zarzuela, en donde Torroja solucionó las cubiertas del Hipódromo.
También fue una influencia muy importante un ingeniero francés que se llamó Fernand Diamond que publicó un libro sobre paraboloides hiperbólicos con la teoría de que eran una forma geométrica que permitía construir estructuras laminares muy delgadas. Estas publicaciones se hicieron entre 1935 y 1936 y Candela de alguna manera llevó a la práctica esa teoría 15 años después cuando empezó a hacer cascarones en México.

IC: ¿Cuándo y bajo qué circunstancias llega a México?

JIC: Félix Candela llegó exiliado a México en junio de 1939, a sus 29 años con una mano adelante y atrás. Trabajó en varios estados del país. Primero en Chihuahua, luego se va a Acapulco, posteriormente entra como proyectista y supervisor de obra a la empresa constructora “Vías y Obras” de otro arquitecto exiliado llamado Jesús Martí y donde permanece aproximadamente 5 años con mucho trabajo ya que el socio capitalista de la empresa era Manuel Suárez, el antiguo residente que luego hizo el Hotel de México, ahora WTC. Más tarde la empresa compró el Casino de la Selva donde Candela participo notoriamente. Posteriormente, hicieron el Hotel Mocambo en Veracruz y en muchas partes más realizaron distintos proyectos.
Cuenta Candela que aprendió mucho ahí y que fue una época muy buena porque le daban un sueldo mensual que le brindaba cierta estabilidad y le permitió ahorrar para más tarde traer a su familia a México ya que Candela había llegado solo.
El equipo que tenía Jesús Martí en “Vías y Obras” era sobre todo de arquitectos jóvenes exiliados. Participaban en la empresa Arturo Sáenz de la Calzada, Enrique Segarra. Éste último, a raíz de la construcción del Hotel Mocambo en Veracruz, decide instalarse en el puerto siendo muy productivo en la construcción hasta su muerte en el año de 1980.

IC: ¿Cuándo y cómo surge “Cubiertas Ala”? ¿Cuándo llega Antonio Candela a México?

JIC: En 1940, Candela trajo a México a su novia Eladia Martín y posteriormente se casaron. Tuvieron 4 hijas Toña, Noli y las gemelas Pilar y Teresa.
Más tarde, en 1946 cuando tuvo dinero se trajo a su hermana y a su madre. Poco tiempo después trae a su hermano Antonio que se había quedado en España y había terminado la carrera de arquitectura técnica, es decir, que era aparejador y cuando llegó empezaron a hacer proyectos juntos y es hasta ese momento en el que Candela decide independizarse y se separa de “Vías y Obras”.
La primera obra que realizan los hermanos Candela en la Ciudad de México fue un edificio de bodegas y departamentos en Peralvillo. Enseguida hicieron el Hotel Catedral. En ambos casos contratados por Miguel Lavín, un antiguo residente español que se dedicaba al negocio de los vidrios. Esas fueron sus primeras obras y luego con algo del dinero que ganó comenzó a experimentar lo que realmente le apasionaba e hizo su primer cascarón experimental en 1949, el cual fue demolido pero se conservan fotos.
Los arquitectos mayores que vinieron exiliados a México y que habían hecho mucha obra en España como Tomás Bilbao en realidad aquí se sentaron a esperar su regreso a España que era lo que querían y es por eso que nunca se involucraron mucho en obras sobre todo para no tener cosas que los arraigaran y poder regresar rápido a España, situación que no se presentó y nunca pudieron volver a su país natal. Por el contrario, los jóvenes arquitectos exiliados fundaron empresas constructoras con base en la buena formación técnica que habían obtenido en España.

5.San Vicente Paúl

SAN VICENTE DE PAÚL, Coyoacán, Ciudad de México 1958 – 1959
Con Enrique de la Mora y Fernando López Carmona

Los hermanos Candela formaron la empresa “Cubiertas Ala” cuando ya otros colegas españoles tenían empresas boyantes. Una de las primeras fue justamente “Vías y Obras” que tuvo un socio capitalista excepcional. Pero por ejemplo de los primeros que fundaron empresa constructora fue Ovidio Botella que fundó TASA (Técnicos Asociados Sociedad Anónima) que a su vez hizo mucha obra. Este grupo notable de arquitectos pronto se dio cuenta que como arquitectos iba a ser difícil que les hicieran encargos porque no tenían las relaciones sociales para obtener contratos. Por ello, decidieron constituir empresas constructoras. Ya que eran excelentes constructores y profesionales honrados tuvieron mucho trabajo. Es impresionante, Ovidio Botella construyó muchísimo y se convirtió prácticamente en el constructor de cabecera de Alejandro Prieto que fue un arquitecto exitoso y con el cual Botella contribuyó en gran parte de su obra.

“Cubiertas Ala” estaba constituido por Antonio Candela, que fungía como el Director de Obras, Julia Candela, como Directora Administrativa, y Félix Candela que era el Director de Construcción y Proyectos. En el arranque se asociaron con dos hermanos arquitectos mexicanos, Fernando Fernández Rangel y Raúl Fernández Rangel que fueron los que empezaron a traer clientes importantes al despacho.
En 1949 aparecen construcciones de “Cubiertas Alas”. Propiamente la primera obra que hacen, su primer encargo, es en 1950 y son los “Boliches Marsella” que todavía están en pie en la calle del mismo nombre en la Colonia Juárez. Lo han modificado y dividido al interior (actualmente es una academia de danza) pero se conserva las cubiertas que son unas bóvedas cilíndricas muy interesantes. Este fue su primer trabajo encargado por otro exiliado aparejador llamado Domingo José Sampieri y es esa la primera obra que se encuentra en el catálogo de la empresa.
El catálogo de proyectos y obras de “Cubiertas Alas” fue donado por las hijas al Archivo de Arquitectos Mexicanos y está constituido por 32 láminas de cartón ya amarillento pero preciosas, cada lámina dividida en 50 renglones. En este catálogo se encuentran todos los encargos que llegaron a “Cubiertas Alas”. Las obras que hicieron, lo que cobraron, las fechas en las que se realizaron. El catálogo por sí mismo es una maravilla. Ahí aparece que tuvieron alrededor de mil500 encargos en los 20 años que aproximadamente duró la empresa y se calcula que se construyeron alrededor de 800 de estos encargos.
Candela abrió la empresa pensando en la arquitectura industrial. México era un país que estaba empezando a desarrollarse, empezando a cambiar de ser un país eminentemente rural a uno industrializado. El país se estaba modernizando.
Fue un acierto. Tuvo mucho trabajo en arquitectura industrial, digamos que fue el nicho que el vio donde podría actuar con los cascarones que tanto le gustaban. Se entusiasmó y empezó a darse cuenta que se podían hacer y comenzó a experimentar.

IC:¿Cuándo incorpora el paraboloide hiperbólico?

JIC: Básicamente lo que Candela trabajaba eran losas plegadas, bóvedas cilíndricas cortas y largas. La primera vez que usó el paraboloide hiperbólico fue cuando de pronto le empezaron a llegar encargos que para su sorpresa no tenían que ver con la arquitectura industrial. Uno de ellos, de los primeros fue el pabellón de Rayos Cósmicos. Para solucionar lo que le pedían, que era una cubierta que no tuviera más de 15mm de espesor, echó mano de los textos de Fernand Diamond del paraboloide hiperbólico e hizo un experimento en vivo con el Pabellón de Rayos Cósmicos. Cumplió con el centímetro y medio de espesor construyendo una bóveda formada por dos paraboloides del tipo silla de montar y la parte media de la superficie de esos paraboloides tiene el centímetro y medio, ensanchándose hasta 6cm para rigidizar los bordes.

IC:¿Se podría considerar al Pabellón de Rayos Cósmicos como el parteaguas de sus estructuras ligeras de concreto armado?

JIC:Al arquitecto Jorge González Reyna el Instituto de Física Nuclear le encargó la realización de este proyecto que junto con el Pabellón de Gravitación y el Pabellón Van der Graaff era uno de los tres pabellones del Instituto de Física Nuclear. Candela resolvió la construcción del Pabellón de Rayos Cósmicos haciendo el diseño estructural. Originalmente González Reyna había pensado en una bóveda cilíndrica pero que no se podía construir con menos de 6cm de espesor que era lo mínimo que le proponían los ingenieros que le calculaban las estructuras. Candela lo resuelve brillantemente empleando paraboloides hiperbólicos y a partir de ahí el Pabellón de Rayos Cósmicos más que el parteaguas de su obra, se convierte en la obra que lo catapulta a la fama.
En el caso del Pabellón el proyecto acabó siendo más de Candela. Eso al final de cuentas son fusiones profesionales que no se pueden evitar.
A partir de ahí empiezan a recibir varios encargos. En realidad Candela abrió una empresa en la que recibía a los arquitectos que querían solucionar cubiertas. Los arquitectos le explicaban que querían hacer y él les proponía la solución con base en lo que necesitaban.

Pabellon de rayos cosmicos

PABELLÓN DE RAYOS CÓSMICOS, Ciudad Universitaria, Ciudad de México. 1951. Jorge González Reyna

IC: ¿Cómo se involucra en el campo de la arquitectura religiosa?

JIC: Candela continúa haciendo arquitectura industrial que es lo que más construye a lo largo de toda su carrera. De pronto le empiezan a llegar encargos distintos. Relata que un día llega uno de sus socios mexicanos, el arquitecto Fernando Fernández Rangel, con una solicitud para una iglesia en la colonia Vértiz Narvarte. La Iglesia de la Virgen de la Medalla Milagrosa y ahí Candela toma el proyecto y lo desarrolla íntegramente. De hecho Candela cuenta que ese es el único proyecto que consideraba realmente suyo fuera de los que hacía en el ámbito de la arquitectura industrial. Resolvió esa planta basilical de tres naves tradicional y típica con esas cubiertas sorprendente que al final de cuentas es un juego de paraguas distorsionados.
Durante la ejecución del proyecto de la Medalla Milagrosa llegaron a buscarlo del despacho de Enrique de la Mora y Fernando López Carmona que era su ayudante en el despacho. López Carmona había solucionado una cubierta que era una bóveda por arista hecha por paraboloides hiperbólicos para cubrir la sala de remates de la Bolsa Mexicana de Valores. Y los ingenieros que le calculaban a de la Mora le habían dicho que eso no se podía construir. Por ello buscan a Candela. Les afirma que sí podía realizarse y que además tenía una solución genial.
Cuando estaban construyendo la Bolsa de Valores, a Enrique de la Mora le encargan la Capilla del Altillo. La solucionan juntos y con de la Mora, a partir de ese momento, se dedica a hacer iglesias. Resuelven una serie de espacios religiosos con novedosas e inspiradas soluciones arquitectónicas y estructurales. En ese momento se conjuga una afortunada fusión de la capacidad proyectual de Enrique de la Mora con la capacidad analítica y geométrica de Candela y López Carmona. Construyen juntos El Altillo, después hacen San Antonio de las Huertas con tres bóvedas por arista, continúan con la iglesia de San José Obrero en Monterrey, muy hermosa y, posteriormente construyen la capilla de San Vicente de Paúl en Coyoacán y varias iglesias más.
En el año 60 se separa López Carmona del despacho de Enrique de la Mora. Candela vuelve a participar con López Carmona contribuyendo a resolver, calcular, solucionar y construir la cubierta de la Iglesia de Santa Mónica.

4.Altillo

CAPILLA DEL ALTILLO, Coyoacán, Ciudad de México 1955 – 1957.
Con Enrique de la Mora y Fernando López Carmona

IC: ¿Qué se puede comentar sobre el Palacio de los Deportes?

JIC: Para el Palacio de los Deportes, construido para los juegos Olímpicos del 68, diseñó una cubierta genial con una estructura metálica solucionada por un casquete esférico del cual cada uno de los cuadrángulos que forma esa estructura está cubierta por paraboloides hiperbólico. Cuatro segmentos de paraboloide hiperbólicos en cada uno de esos cuadrángulos que están apoyados en las crucetas de la estructura. En un principio pensaba hacerlas de concreto pero se dio cuenta que era un despropósito. Serían demasiado pesadas, utilizando grandes volúmenes de concreto. La solución que ideó fue muy sencilla. Hacer la estructura de acero y de aluminio las subestructuras de los paraboloides hiperbólicos. Sobre la subestructura colocó triplay marino impermeabilizado y sobre el triplay la chapa de cobre. Con ello logró una estructura muy ligera y con una solución genial.
El concurso lo gana con Enrique Castañeda Tamborell y con Antonio Peyri, el cual también venia del exilio español. Básicamente las soluciones arquitectónicas que son muy buenas son de Peyri. Castañeda tuvo muy poca intervención y a Candela sobre todo lo que le interesaba era solucionar las cubiertas. Todos los detalles arquitectónicos se los encargaba a gente que trabajaba con él. Por ejemplo, en la Medalla Milagrosa todos los detalles arquitectónicos incluidos el diseño de los vitrales los hizo José Luis Benlliure que era muy jovencito y estaba estudiando.
Otro arquitecto con el que colaboró fue Pedro Ramírez Vázquez al cual le tenía mucho respeto. Candela construyó con Ramírez Vázquez varias obras, por ejemplo, el mercado de Coyoacán, el de Azcapotzalco, entre otras.

IC: De las soluciones geométricas que utiliza Candela, ¿cuál sería la más representativa?

JIC: Existe una que no corresponde a ninguno de los dos géneros mencionados anteriormente (industrial y religioso) que es el Restaurante “Los Manantiales” en Xochimilco que es una pieza genial, joya de la arquitectura de Candela.
Desde mi punto de vista también hay una solución geométrica importante en las cubiertas de la Planta Embotelladora Bacardí, particularmente, la cubierta del edificio de embotellado que es una verdadera joya. Esta última resuelta también con bóvedas por arista. El edificio es una maravilla y un gran espacio para la actividad industrial.

manantiales

RESTAURANTE LOS MANANTIALES, Xochimilco, Ciudad de México. 1958. Joaquín Álvarez Ordóñez

IC: ¿Por qué es mínima su participación en proyectos de vivienda?

JIC: Vivienda hizo poca. No le gustaba. La mayoría de los cascarones que hizo tenían un espesor de 4cm, lo cual significa poca capacidad aislante, térmica y acústica, lo cual las hace poco propicias para vivienda.
Sin embargo, Candela hizo algunas casas. Por ejemplo, en Monterrey hizo toda una colonia con cubiertas en forma de paraguas invertidos. También construyó vivienda en la Bacardí y participó en casas particulares como en la del arquitecto Héctor Alonso Rebaque donde Candela resolvió el área de sala y comedor con una bóveda por arista muy original de tres gajos.
Pero, por ejemplo, su propia casa la hizo con techo inclinado y teja, empleando únicamente en el pórtico unos sencillos paraguas.

IC: ¿Por qué no hay continuidad de las estructuras ligeras de Candela en arquitectura actual mexicana?

JIC: Candela introdujo en México la tecnología de cubiertas ligeras. Posteriormente muchos siguieron su ejemplo. Se construyeron muchos con cascarones tipo Candela pero pocos tan inspirados y bien resueltos como los de él.
Los cascarones sobre todo tuvieron éxito porque eran muy baratos. Su economía se basaba en mano de obra muy intensiva y barata. Trabajaban muchos albañiles que subían a lomo, boteando el concreto. La situación cambió cuando Díaz Ordaz estableció un salario mínimo y los precios de la mano de obra y de la madera que se utilizaba muchísima para hacer la cimbra se encarecieron importantemente.
Considero que los cascarones de concreto pasaron de moda. Hubo un cierto desprestigio. Concluyó una época que duró 20 años, de 1950 a 1970 aproximadamente, en la cual se construyó muchísimo. Finalmente, Candela se trasladó en 1971 a vivir a Estados Unidos.

6.Santa Mónica

IGLESIA DE SANTA MÓNICA, Ciudad de México, 1960. Con Fernando López Carmona

IC: ¿Por qué emigra a Estados Unidos? ¿Sigue construyendo allá?

JIC: Por un lado se va porque dejó de obtener contratos. Aparentemente, fue sujeto de una campaña de vacío profesional después del movimiento del 68 en donde Candela apoyó abiertamente a los estudiantes y se rehusó a firmar un desplegado a favor de la actitud del gobierno. Ese fue un motivo. Por otro lado, su labor profesional iba a la baja. Había dejado de obtener los importantes contratos que en otra época tuvo. Aunado a ello, en la UNAM, donde daba clases desde 1953 tenía una plaza de medio tiempo. Cuando decide concursar por la plaza de tiempo completo, se la niegan, otorgándosela a otro arquitecto que había estudiado en Alemania con Frei Otto. Este hecho contribuyó a la decisión de Candela para emigrar del país.
Aceptó una oferta para irse a Estados Unidos como profesor de tiempo completo a la Universidad de Illinois en Chicago. Ya para entonces se había casado en segundas nupcias con una arquitecta norteamericana llamada Dorothy Davis que tuvo mucho que ver con la decisión de su traslado. Con ella se casó en 1967 en México y 4 años después decidieron irse.
Antes de irse a residir a Estados Unidos, ya había construido en los años sesenta en ese país. Ya radicando allá no volvió a construir cascarones se dedicó a impartir clases y fue asesor de varios despachos.

IC: ¿Quién de sus alumnos continuó con su arquitectura?

JIC: El alumno más aventajado y su discípulo predilecto fue Juan Antonio Tonda. Él construyó bastante con cascarones, sigue vivo y sigue enseñando. Tonda trabajó en el despacho de Candela muchos años y luego también por su lado.
Uno de los seguidores de Candela aunque no fue su alumno propiamente fue Alberto González Pozo que hizo muchas obras también con cascarones que básicamente se las solucionaba estructuralmente Tonda. La beta de la escuela de Candela se fue extinguiendo.
Tonda afirma que con Candela se perdió también el oficio que habían aprendido los albañiles y los carpinteros sobre todo para hacer las cimbras. No es que sea muy complicado pero tiene cierta complejidad y es muy difícil arrancar otra vez.
Candela logró integrar un buen equipo de carpinteros que entendieron lo que pedía y lograron desarrollarlo a su satisfacción.
Se construía con duelas delgadas y largas para que se adaptaran correctamente a la doble curvatura de la estructura. Eran todas líneas rectas. En ello reside la virtud geométrica del paraboloide hiperbólico. Éste es una superficie reglada, en la cual las rectas se mueven en el espacio y generan la doble curvatura.

IC: Finalmente, ¿en qué año entrevistaste a Candela? ¿Fue la única vez que tuviste contacto con él?

JIC: Lo entrevisté en 1992. Luego lo volví a ver un par de veces en México. Nos carteábamos.

IC: En ese entonces, ¿ya estudiabas su obra?

JIC: Sí. Cuando lo conocí en 1992 estaba realizando mi tesis doctoral sobre los arquitectos exiliados desarrollados en México. De los 25 que llegaron, Candela era, sin duda, el más destacado.
A Candela lo conocí en Barcelona. Fue a dar una conferencia invitado por Salvador Tarragó, quien me lo presentó.
Candela me invitó a su casa en Madrid, donde le hice la entrevista. Lo que siguió fue una relación meramente epistolar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>