El poeta del alba: 100 años de Efraín Huerta

*Esta reseña es el resultado de la colaboración de varios alumnos del curso de Literatura Mexicana 8 de la carrera de Lengua y literaturas hispánicas de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM
 

Los hombres del alba
son los que tienen en vez de corazón
un perro enloquecido

Efraín Huerta

Los días 21 y 22 de mayo de 2014 se llevó a cabo el homenaje por el centenario del natalicio del poeta mexicano Efraín Huerta en el Salón de Actos de la Facultad de Filosofía y Letras, la organización de dicho coloquio estuvo a cargo de Javier Cuétara, Israel Ramírez –representantes del Colegio de Letras Hispánicas de dicha Facultad-, y de David Huerta, con el apoyo de la Casa del Poeta “Ramón López Velarde”. El coloquio dio inicio con una conferencia magistral que ofreció Vicente Quirarte, calificada como emotiva por los asistentes al coloquio, la conferencia buscó inaugurarlo con una invitación a adentrarse a la obra de Efraín Huerta, así como a conocer al hombre detrás de su obra. De acuerdo con lo expresado por Quirarte, Efraín Huerta fue conocido como el poeta de la ciudad, en su obra se especifica que la ciudad “reivindica sus mitologías” y “exige su propio lenguaje”; fue un poeta fiel a contar la ciudad a través del tiempo y su evolución.

efraín-huerta-09

En la segunda mesa, Roberto Cruz Arzabal realizó una lectura crítica sobre algunos de los poemas del guanajuatense, tomando como motivo principal el cuerpo y sus distintas representaciones. Algunos de los poemas expuestos fueron: “Elegía de la policía montada”, “Juárez Loreto” y “Amor, patria mía”; los cuales presentan elementos que evocan la parte corporal y la forma en que se desenvuelven dentro de su estructura. Como ejemplo de ello tenemos a la ciudad, al cuerpo femenino, a la colectividad y a la individualidad del “yo” poético; todos ellos plasmados a nivel tanto político como amoroso. Por ejemplo, en “Amor, patria mía”, el símbolo de corporeidad recae en la presencia femenina y en la voz que lo enuncia todo, a través de una relación erótica e intertextualidad histórica.

Huerta1

La segunda ponencia, expuesta por Alejandro García, se enfocó en la crítica que hizo Efraín Huerta en el ámbito cinematográfico, principalmente en la concepción que tenía el poeta sobre este arte, tanto mexicano como extranjero (ruso, polaco y checoeslovaco). Además señaló que Huerta también conocía de primera mano a quienes se involucraban en tales proyectos: actores -principalmente actrices-, directores, productores, guionistas, y por ello era considerado como una autoridad en dicho campo. Un rasgo que caracterizó a Huerta dentro de la crítica cinematográfica fue su habilidad ingeniosa para calificar y describir la personalidad de los actores del Cine de Oro Mexicano. Algunos ejemplos de ello son la bellísima actriz Blanca Estela Pavón considerada por el poeta como “la mujer que lloraba y nos enseñó a llorar a todos”, o Pedro Infante a quien designaba como “un actor hecho a martillazos y lágrima viva”.

HuertaFelix

De izq. a der. Agustín Lara, María Félix y Efraín Huerta

El último ponente, Carlos Ulises Mata habló sobre la configuración del personaje, específicamente del sujeto poético en la obra prosaica. Mencionó la importancia de este género en la obra de Huerta, debido a que, según las investigaciones realizadas, estimó alrededor de dos mil escritos que no corresponden al género de la poesía sino al de la prosa. Carlos Mata concluyó su ponencia al establecer que el poeta con toda su labor, tanto en la poesía como en la prosa, creó su propio canon, puesto que él mismo estableció los parámetros en que quería ser leído y ser aceptado por el público.

Huerta2

En la tercera mesa, se llevó a cabo una lectura de poesía: Hernán Bravo Varela leyó el poema “Circuito interior”. El joven poeta Lázaro Tello Pedró compartió con la audiencia un poema escrito por él para homenajear a Efraín Huerta. Posteriormente, Renata Vega-Albela, dijo: “para mí, Huerta es el poeta de la libertad”, y compartió también un poema de su autoría dedicado al excepcional poeta. En la segunda ronda de lectura, Hernán Bravo leyó el poema “Amor patria mía”, fue una lectura tan emotiva y corporal que incluso el moderador la calificó de performance, ya que el lector en turno le imprimió un especial tono que convirtió el papel en una sensacional experiencia poética. Tello Pedró habló un poco sobre Abigael Bojórquez, poeta nacido en Milpa Alta y amigo de Huerta, después leyó el poema “Aposento V” dedicado a la poesía de Efraín.

Los hombres

La mañana del jueves 22 de mayo de 2014 dio inicio la cuarta mesa del coloquio, titulada “Mesa Testimonial”. El primero en participar fue Joaquín Diez-Canedo Flores, quien resaltó algunos aspectos generales de la obra de Huerta, tales como lo accesible de su poesía respecto al lenguaje, así como lo “sobrio” de su obra en la difusión del sentimiento y la identificación social en sus poemas.

Carmen Galindo recordó anécdotas personales y laborales con Efraín Huerta en El Día. La última en participar fue Margarita Peña, quien mencionó que fue amiga de Efraín Huerta, a quien conoció en la década de los sesenta, cuando trabajaron en la revista literaria El rehilete. En su participación leyó una pequeña reseña sobre la obra del autor, en la que reconoció algunos puntos como el sarcasmo en su poesía y la desesperación de la muerte. Finalmente recordó que por su gran amistad Efraín Huerta le dedicó el poema “Agua del Dios”.

En la quinta mesa, los ponentes se acercaron a la obra poética de Efraín Huerta, el primero fue Emiliano Delgadillo, quien actualmente prepara una edición de Los hombres del alba. Esta ponencia tuvo un recorrido de todos los aspectos de publicación: diseño, tamaño, paginación, tiraje, y demás aspectos formales tanto de esta obra como de sus antecesoras para entender la recepción de la obra en su momento.

Huerta en presencia del presidente Cárdenas

Huerta en presencia del presidente Cárdenas

La segunda ponencia estuvo a cargo de Jocelyn Martínez, cuyo estudio se enfocó al análisis formal de la poesía huertiana. Mediante diversos ejemplos se demostró la constancia métrica y acentual de la obra poética de Huerta para cambiar el juicio de descuidado y poco conocedor de las formas poéticas, que se le ha dado por la crítica. De igual manera se hizo un ejercicio muy interesante en el cual, desde sus versos más largos que llegaban a ser de más de 20 sílabas, en su interior existían versos de estructura tradicional, y ésa era una de las razones por las que conservaba su ritmo. En los poemas más conocidos de Huerta, como Avenida Juárez, la ponente evidenció la adjetivación, enumeraciones, paralelismos sintácticos y desentrañó el supuesto caos estructural.

La tercera ponencia correspondió a Salvador Gallardo, cuya ponencia llevó por título “Efraín Huerta, la luz, los ritmos, los círculos” fue un ensayo poético que identificó la organicidad y circularidad de la poética de Huerta. La estructura es de círculos concéntricos que se desarrollan desde el verso, al poema y de ahí al poemario como ondas en el agua. El vehículo es el verso blanco que reestructura el espacio poético y el tema; el alba, es la zona indeterminada vaga y abierta donde se rechaza la incipiente oscuridad.

El primer ponente de la sexta mesa fue Jorge Aguilera, quien habló en torno al tema de la ciudad en Efraín Huerta. Se analizaron dos poemas de Los hombres del alba: “Juárez-Loreto” y “Declaración de odio”. Los temas principales fueron los caminos que recorre el poeta en la ciudad a nivel simbólico y literal; la experiencia de la ciudad urbana en los cuarentas, los barrios marginales; la migración del campo a la ciudad, el conflicto en la mirada del observante que es diferente a la forma estridentista.

Huerta3

El segundo ponente fue Luis Vicente de Aguinaga. La temática que abordó fue a partir de la antología Greyhound poems. De acuerdo con el autor, el yo lírico de Huerta se construye sobre la marcha, no es un testigo como en Paz o en Tablada. En esta colección se incluyen crónicas, poemas políticos relacionados con la segregación racial en el sur de Estados Unidos, epigramas y epitafios.

Finalmente, la tercera ponencia, en voz de Eva Castañeda, giró en torno a la variedad de registros en la poesía de Efraín Huerta, así como a la actualidad de su poesía, haciendo hincapié en la renovación de la tradición poética mexicana.

Huerta4

Para dar por concluida la exitosa jornada sobre Efraín Huerta, a cien años de su natalicio, el poeta e hijo del gran cocodrilo mexicano, David Huerta, ofreció una emotiva charla sobre la labor poética del homenajeado. Comenzó retomando lo dicho por Quirarte en la jornada matutina del día anterior, cuando éste dijo que habría que rebautizar el circuito interior como Circuito Efraín Huerta, y crear un premio de poesía que llevara su nombre.

La conferencia de David Huerta se centró principalmente en dos elementos: el libro Los hombres del alba y el poema “La muchacha ebria”. David Huerta señaló que Los hombres del alba refleja el constante pulsar político y sentir poético que coexistían en él; en cuanto al poema, indicó que es un brindis a una prostituta alcoholizada, quien resulta ser ni más ni menos que aquella misma del “rubor helado” que aparece en los versos de Muerte sin fin. En un análisis personal, el conferencista aventuró que la muchacha es en realidad un daimón pero no entendido de manera católica sino como un intermediario, ni bueno ni malo, entre la noche y el poeta.

Efraín y David Huerta.

Entre poesía, erotismo y revolución, Efraín se consagró, en palabras de David Huerta, como “uno de los grandes poetas del idioma español”. Después de una inteligente y polémica tanda de preguntas, David Huerta finalizó el homenaje alzando a su padre en brazos, retrato hecho por el pintor Pablo Rulfo, mientras ambos eran ovacionados por un auditorio en pie conmovido por el encuentro.

Huerta5

Ilustraciones: Santiago Robles

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>