Una muy breve pero muy triste historia de las crisis

La historia de la crisis griega de los últimos cinco años se encuentra circulando por todos lados, y el manejo mediático podría hacer creer a muchos que es un episodio sin precedentes, algo nuevo y jamás visto en la Tierra. Pero no es así, incluso si algunas de las cosas a su alrededor si son auténticamente nuevas (como su potencial salida de la zona euro, cosa que nunca antes ha pasado ya que antes tampoco existían uniones monetarias), en realidad es un episodio más de lo que los economistas Carmen Reinhart y Kenneth Rogoff llaman “el síndrome de esta vez es diferente.”

Thistime

A lo largo de la Historia, crisis como la griega han ocurrido de forma frecuente por lo menos durante los últimos 200 años. Si tomamos una perspectiva de más largo plazo, es posible encontrar crisis con características semejantes incluso hace casi mil años. En el capitalismo, socialismo, mercantilismo, feudalismo o cualquier otro tipo de ordenamiento, algo que siempre ha sido constante son las crisis económicas y dentro de estas las más comunes siempre han sido las crisis de deuda.

Una crisis de deuda ocurre cuando un país no puede hacer frente a sus obligaciones con sus acreedores, sean éstos otros países, instituciones internacionales, bancos privados etcétera. Lamentablemente para los gobiernos de todo tipo, en la Historia ha sido una cuestión de sentido común endeudarse más allá de sus posibilidades. Hace 800 años que un país entrara en moratoria (default) solía solucionarse con una guerra o deponiendo a la clase dominante, hoy en día es algo más complicado. En el presente, las crisis de deuda (al menos por los últimos treinta años) suelen resolverse con lo que comúnmente se llama programas de ajuste estructural (si tienen más de 30 años, quizá recuerden esto en América Latina). Estos programas implican recortes al gasto público, reducción de la burocracia, corte en programas sociales y servicios públicos, y privatizaciones y desregulaciones para lograr superávits presupuestales para así lograr pagar la deuda.

eurozone-debt-crisis-By-Carlos-Latuff

¿Por qué en cientos de años no hemos aprendido a evitar las crisis? Una respuesta concreta a esta pregunta es imposible, sabemos que las crisis de este tipo suceden en todo tipo de régimen y han ocurrido en todo tipo de contextos históricos, políticos y sociales. Por ejemplo, el primer tipo de crisis del que tenemos conocimiento en fuentes históricas, ocurrió durante el gobierno del emperador Tiberio (hijo adoptivo del emperador Augusto) hace unos 1980 años. En ese entonces el emperador Tiberio se enfrento a una crisis inmobiliaria (como la de 2008) cuando cientos de patricios romanos, especulando con el valor de sus propiedades, generaron una burbuja que estalló haciendo que el valor de sus propiedades colapsara, lanzándolos a la indigencia. Entonces Tiberio, actuando como lo haría un banco central moderno, destinó cerca de la mitad del PIB del imperio a una serie de préstamos por conducto de algunos individuos constituidos como bancos de facto para hacer fluir el dinero hacia la porción afectada de la economía, recuperándola y regresándole la liquidez y el valor normal a las propiedades. Esta historia sobre Tiberio hace casi un par de milenios nos muestra que de la misma forma que han ocurrido crisis siempre, también siempre hemos concebido formas más o menos iguales de resolverlas.

Hace pocos días, el economista francés Thomas Piketty en una entrevista a un medio alemán, hablaba sobre como la crisis griega se ha visto agravada por una increíble ignorancia de la Historia. Su aseveración es muy cierta; sólo remitiéndonos a la época moderna, desde mediados del siglo XIX hasta la fecha hemos visto cientos de defaults soberanos en algunos de los países más ricos y desarrollados en cada etapa histórica.

Thomas-Piketty-photo-490px-wide

Todos los países que hoy en día son desarrollados han pasado por defaults por diversas razones (para los curiosos México ha tenido defaults 7 veces y el país con más defaults desde 1830 ha sido Venezuela con 10). Desde 1890, el número promedio de años entre defaults es, por ejemplo, en Europa cada 6.3 años; en América Latina cada 4.4; en América del Norte cada 11.2. Es más que evidente que estos episodios son comunes.

Pero la lección radica en que casi ningún país desarrollado ha tomado medidas de ajuste estructural para resolver estos problemas. Los métodos más comunes son generar inflación, devaluar su moneda (o quitándole oro o plata a las monedas antes de que el dinero fuera de papel). La solución más general es dejar que las economías crezcan lo suficiente para hacer frente a sus obligaciones.

En la historia de las crisis muchas son las posibles causas, pero las soluciones casi de forma constante, por lo menos las que funcionan en el largo plazo, involucran aprender algo de la historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>